RESERVAR
VUELO + HOTEL

Situada a escasos 20 km de Matalascañas, la aldea rociera es la puerta de entrada al Parque Nacional de Doñana.

Su corazón es la Ermita de la Virgen del Rocío, una virgen que se conoce con el nombre de Blanca Paloma y que una vez al año, en la famosa Romería del Rocío, se dan cita los devotos para rendirle devoción; esta romería es una de las más populares y que más gente atrae de toda España. Desde la ermita es posible contemplar la fabulosa estampa de la marisma, conocida como 'La Madre', y disfrutar de la flora y fauna de la zona como flamencos y caballos salvajes.

¿Qué hacer en Rocio?

Puntos de Interés

Ermita del Rocio

Concebida a modo de cortijo andaluz, nos sorprende en su exterior con una preciosa espadaña, rematada por una cruz de cerrajería. En su interior, un impresionante retablo de estilo barroco alberga la imagen más venerada de toda Andalucía: Nuestra Señora del Rocío, que es a su vez su patrona.

Mirador de las marismas

Desde la carretera principal hasta el final de la aldea, bordeando las marismas, se despliega un paseo (en sus inicios losado y luego pasa a ser de tablas de madera) con vistas a este parque único en Europa. Es muy fácil divisar patos o zancudas sin necesidad de prismáticos. No hay que perderse la puesta de sol en este enclave.

Centro de visitantes La Rocina

Este centro muestra la flora y fauna presente en la Rocina, principal aporte de agua de las marismas. Además, durante la visita es posible conocer las chozas o viviendas tradicionales en las que habitaban los rocieros, así como la historia de esta romería mundialmente conocida.

Palacio de Acebron

El Palacio del Acebrón se localiza en un valioso entorno del Parque Nacional Doñana, el tramo medio-bajo del arroyo de la Rocina. Desde aquí, se inicia un sendero que recorre parte de este cauce de agua y se adentra en un espectacular bosque en galería muy bien conservado.

Pasear a lomos de un caballo

Decir Rocío es decir caballos. Ya sea los jinetes más experimentados como aquellos que nunca antes han montado tienen su opción con caballos de diferente nivel y la posibilidad de adentrarse por estos caminos tan especiales rodeados de dunas, pinos, acebuches, gaviotas…

Adultos
A partir de 12 años
Niños
De 2 a 11 años